Comiendo a la antigua

Nadie puede negar que nuestros antepasados contaban con una salud envidiable, una condición física maravillosa, resultado del trabajo, la alimentación y el contacto con la naturaleza. 

Una de las cosas que más me ha llamado la atención en los últimos años, es la capacidad y creatividad que tenían para aprovechar sus cosechas, transformándolas  en conservas y fermentos que no sólo garantizaban su alimento todo el año sino que además promovían un sistema inmunológico fuerte.

Todo era "hecho a mano" y los ingredientes que utilizaban eran ingredientes limpios y llenos de vida.

PROXIMAMENTE

Fermentos y Conservas en Tienda

Crema de avellana
Crema/mantequilla de cacahuate
Mermeladas
Chucrut
Yogurt