Aceite de ajo

Actualizado: 2 de dic de 2019

El ajo es un superalimento con grandes propiedades para la salud que se consume como medicamento natural desde la antigüedad.


Sus propiedades se basan, sobre todo, en su contenido en dos sulfuros, la alicina y el dialil. No obstante, también contiene aminoácidos, vitaminas B y C y minerales como el magnesio, el cobre, el calcio, el selenio, el fósforo, el hierro, o el potasio.



A continuación destacamos sus virtudes medicinales:


Poderoso antibiótico natural que combate virus, bacterias, hongos y parásitos.


- Tiene propiedades anticancerígenas.

- Antioxidante que previene el envejecimiento.

- Combate la retención de líquidos y mejora la función del riñón.

- Equilibra el sistema nervioso y previene trastornos como el estrés o la depresión.

- Previene las enfermedades cardiovasculares, ya que mejora la circulación y reduce el colesterol y la hipertensión arterial.

- Baja los niveles de azúcar en sangre.

- Ayuda a perder peso.

- Protege la función del hígado y la vesícula y favorece la eliminación de toxinas del organismo.

- Mejora la salud y el aspecto de la piel y disminuye el acné, la psoriasis y otros trastornos cutáneos.

-Regula el proceso digestivo.


Aceite de ajo


Ingredientes


4 tazas de aceite de oliva virgen extra (1 litro)

30 dientes de ajo (45 g)


Preparación


Para preparar este remedio seguiremos los siguientes pasos:

Pelar todos los dientes de ajo, cortarlos por la mitad e introducirlos en un frasco de cristal de cierre hermético.Añadir el aceite de oliva virgen extra hasta cubrir los ajos.Cerrar bien el frasco y mantenerlo en un lugar oscuro, fresco y seco durante 30 días. No debemos conservarlo en la nevera.Cada dos o tres días podemos mover un poco el frasco.Pasado este tiempo, colar para quitar los ajos (que podemos consumir también) y conservar el aceite como remedio medicinal.


¿Cómo lo tomamos?


Podemos tomar este remedio de varias maneras, según cuál sea la finalidad del tratamiento:

A modo preventivo y como mantenimiento: 1 cucharada (15 g) al día, sola o mezclada con los alimentos.


Siempre debemos consumirlo en crudo para que no pierda sus propiedades.



Como aliño: Podemos usar este aceite como condimento de cualquier plato (ensaladas, pastas, sopas, salsas, etc). En este caso, si queremos un sabor un poco más suave, solamente tenemos que utilizar menos ajos o bien añadir más aceite.



No olvides suscribirte para estar al día en las publicaciones y para poder sugerir temas y resolver dudas!

Nos leemos a la siguiente .

51 vistas