“Alejado el hombre de la naturaleza, progresivamente pierde la salud"


Esta frase la escribe un autor chileno considerado un genio del naturismo.



Soy una firme creyente de que en la naturaleza habitan las más poderosas sustancias, capaces de sanar y prevenir enfermedades en chicos y grandes. Desde hace más de 20 años, cuando conocí y recibí las bondades de la medicina alternativa, cambió mi vida... comencé a vivir de verdad, pues me la pasaba enferma todo el tiempo y cuidándome de que no me diera el aire porque mi sistema inmunológico estaba sumamente dañado por tanto antibiótico y caía enferma cada mes. Comienzo a conocer al Dr. Lazaeta y me apasiona ver tantos testimonios de personas que la medicina convencional había declarado desahuciadas hoy gozando de plena salud gracias a las aportaciones del Dr. Lazaeta.



Manuel Lazaeta


Este hombre que vivió hasta a mediados del siglo pasado, fue pionero en métodos naturistas de salud y la promovió por lo que fue perseguido por el sistema sanitario convencional de la época.


Se lee en su libro lo siguiente: Corría el año 1899 cuando entré a la Escuela de Medicina de la Universidad de Chile.....Durante largos años fui tratado por profesores y especialistas de Santiago, con cuyos dispendiosos servicios sólo obtuve agravar mis dolencias que fueron complicándose cada año.

Ante tanto fracaso de la llamada ciencia médica, me di por vencido en mi empeño de librarme de mis males, que me hacían intolerable la vida y me resigné a morir a corto plazo.


Por accidente se topa con un monje capuchino que al mirarlo fijamente le dice sin conocerlo que está muy enfermo... "Abatiendo el orgullo profesional que a los alumnos se inculca en la Escuela de Medicina, me presenté a la consulta del Padre Tadeo, quien observando mi garganta me dijo: “Da gracias a Dios de estar aquí, porque estás tan enfermo que, si no sigues mi tratamiento, te vas a morir muy luego
“Te equivocas tú y se equivocan los médicos, la enfermedad la tienes en la sangre”. me replicó el Padre.

Fue gracias a esta experiencia que Manuel Lazaeta sana y derrumbando todo prejuicio, se adentra en el misterio de la naturaleza y la salud.


Este hombre chileno, que vivió entre 1881 y 1959,  fue perseguido por el sistema sanitario convencional, por ejercicio ilegal de la medicina, que también prohibió sus libros, ya que el sistema médico aplicado por Lezaeta era totalmente diferente al que se utilizaba en la medicina convencional. Se basó en conocimientos ancestrales mapuches, caldeos y egipcios. Todo esto luego que en sus años de juventud contrajera la sifilis y la gonorrea, siendo curado con éxito por el Padre Tadeo de Wiesent con métodos manados de estas técnicas.





En términos muy generales, lo que se puede leer en el libro de Lazaeta es lo siguiente:


"Ante la elocuencia de estos hechos, me di cuenta que las drogas eran incapaces de devolver la salud perdida y que ésta sólo podía mantenerse y recuperarse, mediante la acción de los agentes vitales que ofrece la Naturaleza en el aire, la luz, el sol, el agua fría, la tierra, frutas y vegetales crudos"


La Doctrina Térmica se define como aquella que enseña al hombre a vivir sano o a recuperar su salud mediante el equilibro térmico de su cuerpo.


Su objetivo es la Salud, que siendo normalidad funcional del organismo, depende del equilibrio en las temperaturas interna y externa del cuerpo.


Los medios que emplea son: Para vivir sano el cumplimiento de la Ley Natural y para restablecer el equilibrio térmico perdido en todo enfermo, el adecuado uso de los agentes de vida que ofrece la Naturaleza.


Principios en los que se fundamenta la Doctrina Térmica de Manuel Lezaeta El cuerpo es un solo órgano regado por un solo fluido, la sangre y accionado por una fuerza energética, el sistema nervioso.

El cuerpo tiene una sola función: la vida. Esta es vegetativa y emotiva. La vida vegetativa se manifiesta por la nutrición, eliminación y reproducción.

No hay enfermedades sino enfermos. Estos se pueden dividir en: congénitos, agudos, crónicos y de descomposición orgánica.

La Naturaleza es la que cura normalizando. Unico agente curativo: la fuerza vital. Unica acción: la renovación orgánica.


La Fuerza Vital

Lo que la fortalece: Buena digestión y eliminación cutánea. El sol. El aire. La luz. La sangre pura.

Lo que la deprime: Vacunas, sueros e inyecciones. Malas digestiones.

Lo que la destruye: Intoxicación intestinal y respiratoria, El veneno. Las drogas. La cirugía, La radioterapia.


Plantas "salutíferas" que describe Manuel Lazaeta en su libro



Hoy nos adentraremos en lo que él denomina frutas salutíferas, bajo la premisa de Hipócrates “que tu alimento sea tu medicina y que tu medicina sea tu alimento” y bajo la Trofología, ciencia que ayuda a estar sanos mediante una alimentación adecuada a las necesidades de nuestro cuerpo, siendo la dieta de frutas crudas una de las más beneficiosas para un enfermo que guarde cama. Las recomendadas para este fin, hechas por este viejo incomprendido por la sociedad moderna, son las siguientes:



1.- Aceitunas:  Aumentan peso, combaten estreñimiento y cálculos biliosos.

2.-Albaricoques o damascos: Combaten obesidad y náuseas.

3.- Almendras:  Forman carnes sanas y neutralizan acidez en la sangre.

4.- Catañas: Alimenticias, activan el intestino y alivian los riñones.

5.- Cerezas: Antiácidas, combaten indigestiones, anemia, gota y reumatismo.

6.- Ciruela: Estimulan el hígado e intestinos.

7.- Dátiles: Aumentan calor orgánico y energía nerviosa.

8.- Duraznos: Laxantes, diuréticos y alcalinos.

9.- Frambuesa: Calma la excitación nerviosa y purifica la sangre.

10.- Fresas: Refrescantes, diuréticas, laxantes, disolventes del ácido úrico.

11.-Guindas ácidas: Alcalinizan la sangre.

12.- Granadas: Antidiarreicas.

13.-Chirimoyas: Muy nutritivas.

14.- Higos y brevas: Tónicos, laxantes y purificadores del pecho y pulmón.

15.-Caquis: Nutritivos y antidiarréicos.

16.- Limones: Desinflamantes y purificadores.

17.- Manzanas: Antiácidas, activan el hígado y disuelven el ácido úrico.

18.- Melones: Nutritivos y laxantes.

19.- Mosquetas: Fruto de rosas silvestres, son estomacales, diuréticas y purificadoras de la sangre.

20.- Naranjas: Alcalinizan la sangre, activan el intestino y disuelven el ácido úrico.

21.- Nísperos: Antiácidos, laxantes y anticatarrales.

22.- Paltas: Combaten anemia y estreñimiento.

23.- Pasas: Activan combustión orgánica, cerebro y riñón.

24.- Plátanos: Alimenticios y laxantes.

25.- Peras: Diuréticas y purificadoras de la sangre.

26.- Sandías: Refrescantes y diuréticas.

27.- Tomates: Laxantes y antiartríticos.

28.- Uvas: Gran alimento, laxante, diuréticas y calmantes.

29.- Tunas: Refrescantes, laxantes y descongestionantes del hígado.


Puede resultarnos  cándida la forma en que este hombre describe las propiedades de estas frutas, porque ya sabemos que ahora se conocen sus componentes, que definen con mayor exactitud los beneficios que tienen para el organismo. La virtud de este hombre, es el aporte realizado siendo pionero en el naturismo y el vegetarianismo, promoviendo la vida sana por medio de la utilización de los agentes naturales de la vida como son la alimentación natural, las plantas, el agua, el aire, el sol y la tierra, elementos que no estan sujetos a la tuición médica.


Si quieres formar parte de un grupo que te orienta a llevar lo que propone el Dr. Lazaeta, envíame un mensaje.


Que la salud te acompañe :) nos leemos pronto.

37 vistas