¿Cómo practicar Earthing o el caminar descalzos?

Actualizado: ene 27

Puedes practicarlo en cualquier momento, pero, lo más recomendable es hacerlo en la mañana muy temprano, de 5 a 10 minutos, con el rocío fresco sobre la tierra. No es lo mismo caminar descalzo en la calle, que sobre tierra, pasto o a la orilla del mar. Lo ideal sería que fuera en una superficie como las anteriores.



Algo tan sencillo como andar descalzos aporta marcados y positivos cambios en los parámetros biológicos. De hecho, a los dos segundos ya se pueden empezar a percibir, aunque los mayores beneficios se obtienen si se hace toma de tierra durante 20-30 minutos.

Así lo indica un estudio publicado en la revista Integrative Medicine, realizado por el equipo de Gaétan Chevalier, ingeniero físico del departamento de Biología celular y del desarrollo de la Universidad de California en Irvine (Estados Unidos).


En él se analiza la variabilidad de la frecuencia cardiaca de 28 personas. Esta metodología fiable y no invasiva aporta información sobre el sistema nervioso autónomo y sus dos componentes: el simpático (que nos hace estar más activos y estresados) y el parasimpático (que aporta más tranquilidad y calma).

El experimento se llevó a cabo en una sesión de dos horas. Durante 40 minutos se conectó a las personas a un sistema de toma de tierra (unos electrodos en la planta de los pies y en la palma de las manos) y el resto del tiempo se hicieron las mediciones sin esta conexión.




Los resultados fueron reveladores: cuando la persona estaba conectada a toma de tierra, se producía un incremento de la función del sistema nervioso parasimpático casi dos veces mayor que cuando no estaba conectada. Así, no estar conectado a tierra se corresponde con una estimulación excesiva del sistema simpático y una disminución del tono del parasimpático, lo que indica un sistema nervioso estresado.



Las siguientes imágenes muestran a una mujer de 44 años con dolor crónico en la espalda monitpreada por termografía infrarroja.


La imagen de la izquierda se tomó antes de practicar Earthing o grounding. Las áreas rojas representan áreas "calientes" de dolor e inflamación. La imagen de la derecha, muestra la reducción de inflamación después de 4 noches durmiendo en el piso.




LAS VENTAJAS DE VIVIR CONECTADO A LA TIERRA


El contacto con la superficie de la tierra equilibra los sistemas biológicos.

Te relaja. La activación del sistema nervioso parasimpático reduce los síntomas de ansiedad, las frecuencias cardiacas y respiratoria, la tensión arterial y la secreción de las hormonas estresantes adrenalina y cortisol. Desinflama. Los electrones que proceden del suelo reducen la inflamación y la oxidación, y con ello, el dolor y los daños sobre las células. Proporciona energía. Karol y Pawel Sokal han mostrado que reduce la concentración de glucosa en sangre y orina, estabiliza los niveles de hierro, regula la homeostasis del calciofósforo y favorece la obtención de energía. Te protege. Evita los efectos negativos de los campos electromagnéticos sobre el organismo. Sincroniza tus ritmos. Contribuye a que los ritmos del cuerpo estén armonizados con la noche y el día. Mejora tanto el sueño por la noche como la sensación de vitalidad durante el día.


Una falta de conexión a tierra durante tiempo suficiente representa un estrés para el organismo. Una más que se suma a las causadas por el estilo de vida urbano, las urgencias laborales o las tensiones emocionales de todo tipo. El estrés crónico se encuentra detrás de muchas de las disfunciones de salud de la sociedad moderna.


La ciencia ha demostrado que la hiperactividad crónica del sistema nervioso simpático predispone a padecer problemas cardiacos, y que incrementar el tono del sistema parasimpático tiene un efecto protector frente a los problemas de riego sanguíneo o las arritmias.


El doctor Chevalier también ha comprobado que la conexión con la tierra reduce además la viscosidad de la sangre, un factor favorecedor de la hipertensión y otras enfermedades cardiacas, incluyendo el infarto.

El cardiólogo y psicoterapeuta norteamericano Stephen T. Sinatra lleva más de treinta años dedicado a la prevención y recuperación de enfermedades coronarias, lo que le ha llevado a interesarse por el earthing y a convertirse en uno de los mayores expertos en el tema a nivel mundial. Sus trabajos se han recogido en el libro Earthing, con los pies descalzos (Ed. Sirio), escrito junto con Clinton Ober y Martin Zucker.


En este libro se pueden encontrar testimonios como el del doctor James L. Oschman, que detalla cómo la inflamación crónica es una de las causas primarias de virtualmente todas las enfermedades, desde la diabetes hasta el cáncer.

Oschman explica que, cuando pisamos la tierra, sus electrones libres se transfieren hacia el interior de nuestros cuerpos y que estos son, probablemente, los antioxidantes más potentes conocidos y actúan como antiinflamatorios sin efectos secundarios.


Y añade: "El día que comenzamos a usar calzado nos aislamos de la energía de la Tierra y desde entonces los niveles de estrés han aumentado y la inmunidad ha disminuido".

Todas las evidencias indican que incorporar el earthing al estilo de vida es una potente receta para prevenir las dolencias crónicas más comunes.

Además de constituir un regulador del sistema nervioso autónomo, del estrés crónico, la inflamación, el sueño y las enfermedades cardiovasculares, hacer toma de tierra resulta una potente terapia ante situaciones de estrés emocional, ansiedad, pánico, miedo, depresión, dolor y fatiga, y síntomas como las cefaleas, las palpitaciones cardiacas o el vértigo.

Disfunciones tan comunes como la diabetes, la obesidad y la hipertensión podrían estar relacionadas también con la pérdida de contacto con la tierra de la sociedad actual.

Teniendo en cuenta los datos que nos aportan los estudios científicos, y las sensaciones que todos experimentamos al ir descalzos, podemos afirmar que debajo de nuestros pies tenemos una potente fuente de bienestar y que los electrones superficiales de la tierra constituyen un recurso de salud olvidado hasta ahora.



Si te interesa aprender más sobre el tema, te dejo estas ligas:


1. Grounding after moderate eccentric contractions reduces muscle damage. Brown R, Chevalier G, Hill M. Open Access J Sports Med. 2015 Sep 21;6:305-17. doi: 10.2147/OAJSM.S87970.

2. The effects of grounding (earthing) on inflammation, the immune response, wound healing, and prevention and treatment of chronic inflammatory and autoimmune diseases. Oschman JL, Chevalier G, Brown R. J Inflamm Res. 2015 Mar 24;8:83-96. doi: 10.2147/JIR.S69656.

3. The effect of grounding the human body on mood. Chevalier G. Psychol Rep. 2015 Apr;116(2):534-42. doi: 10.2466/06.PR0.116k21w5.

4. Earthing (grounding) the human body reduces blood viscosity-a major factor in cardiovascular disease. Chevalier G, Sinatra ST, Oschman JL, Delany RM. J Altern Complement Med. 2013 Feb;19(2):102-10. doi: 10.1089/acm.2011.0820.

5. Earthing: health implications of reconnecting the human body to the Earth's surface electrons. Chevalier G, Sinatra ST, Oschman JL, Sokal K, Sokal P. J Environ Public Health. 2012;2012:291541. doi: 10.1155/2012/291541. Review.

6. The biologic effects of grounding the human body during sleep as measured by cortisol levels and subjective reporting of sleep, pain, and stress. Ghaly M, Teplitz D. J Altern Complement Med. 2004 Oct;10(5):767-76.

https://chopra.com



Estos productos te pueden interesar:



No olvides suscribirte para recibir actualizaciones. Puedes proponer temáticas o actividades. Este espacio es para hacer comunidad y aprender juntos.

15 vistas