Caléndula, bálsamo para tu piel.



Se trata de una planta medicinal utilizada desde hace miles de años y a la que los egipcios consideraban como una planta milagrosa.


Es conocida por sus usos tanto en medicina como en productos estéticos. ¿Para qué se utiliza? Sirve para curar heridas, estimula la acción cicatrizante y regenera la piel dañada, hidrata, desinflama... en fin enlistemos.


La caléndula es ideal para tu piel.


Y por eso la mascarilla de naranja y caléndula te deja la piel suave y limpia!




Es cicatrizante y antiséptica. Como ya hemos mencionado sirve para curar heridas, estimula la acción cicatrizante y regenera la piel dañada, pero además, también produce más colágeno (fundamental para que la piel se recupere).


Tiene muchísimos beneficios para tu piel, por ejemplo para atenuar las cicatrices, las marcas por quemaduras e irritaciones


Tiene propiedades emolientes, calmantes y suavizantes y contiene ácido salicílico natural.


Es antiinflamatoria, tiene propiedades antibacterianas.


Es hidratante. Ideal también para humectar la piel.


Cómo la utilizo?


Añade media cucharadita de agua a media cucharadita de la mascarilla. Mezcla y aplica sobre tu rostro. Para aprovechar al máximo sus

Ingredientes, hidrata una mascarilla de bambú y colócala sobre tu rostro. Humedece más de ser necesario para que se adhiera bien a tu cara. Espera alrededor de 20 minutos y enjuaga.




Si tienes los poros medio cochinones, a los pasos anteriores suma el siguiente:


Toma tu toalla facial y mójala con agua caliente para abrir tus poros. Déjala sobre tu rostro hasta que enfríe. Retira la mascarilla de bambú y con la toalla caliente comienza a dar masaje a tu rostro mientras limpias la mascarilla. Enjuaga con agua súper fría y checa tus poros en un espejo de aumento😱. Limpios y bonitos!


Siente tu piel suave y limpia. Termina con tu tónico y sella con tus aceites favoritos.