Deja que la naturaleza te comparta su fuerza.

Actualizado: 10 de sep de 2018



¿De dónde provienen esos árboles enormes que han resistido décadas de tormentas y sequías? ¿Por qué alguien que consume frutos de la tierra tiene una vida más saludable?


Cuando era niña, me encantaba dibujar árboles, para mi representaban fuerza pero al mismo tiempo, amabilidad. No dejaba de pensar en las raíces que sostenían ese gran tronco robusto y áspero, pero al mismo tiempo, en su copa, reposaban hojas, flores, aves que se movían con solo soplar el viento. Yo quería ser como un árbol, definitivamente me inspiraban.... lo siguen haciendo. No sólo los árboles; las flores, las plantas, semillas y todo ese mundo que en silencio, nos mantiene con vida de manera discreta pero poderosa.



¡La belleza no es un accidente!

Cuando te tomas el tiempo de observar la hermosura de la creación, especialmente de aquello que nace de la tierra, es impresionante su perfección y su belleza. ¡Pero todavía más impresionante es todo lo que fluye en su esencia mas profunda!


Ya nuestros antepasados recurrían a plantas, flores, frutos y semillas para curar a sus enfermos y funcionaban... No, no son cuentos. Los fitoquímicos contenidos en cada uno de ellos, son un soporte maravilloso para nuestra salud.


Un ejemplo de ello es el limón.


El limón es un fruto cítrico que contiene una fuente importante de nutrientes y compuestos fitoquímicos, entre ellos flavonoides, vitamina C, y nutrientes minerales, fibras, y aceites esenciales. (de éste tema hablaré más adelante)


Y así con cada uno de los frutos de esta tierra.. no habría Blog capaz de recopilar información abreviada de cada uno de ellos. Sin embargo, con el tiempo me encanta la idea de poder ir compartiendo contigo lo que he descubierto a lo largo de mi vida y cómo gracias a este conocimiento que me ha dado la experiencia he dejado por completo de consumir químicos innecesarios, pero sobre todo, el poder decir que mis hijos no conocen los antibióticos... ¿qué te digo?... ni el tempra.... Ojo, si algún día los requiriera no estoy negada a utilizarlos, mientras tanto, mi hijo mayor cumple 10 años pronto y.... no lo hemos necesitado.

317 vistas