¿El aceite de coco es saludable?



Mucho se ha cuestionado sobre el aceite de coco. Yo cocino con él desde hace mas de 10 años, lo utilizo para hacer postres, para sofreír verduras, para hacer las palomitas más deliciosas, para hornear, hacer pan, para humectar lai piel de rodillas y codos, como aceite vehicular cuando utilizo aceites esenciales... en fin, lo amo.


Es un aceite termoestable, lo cual quiere decir que no se oxida al calentarlo como ocurre con la mayoría de los aceites.

En los años cincuenta, se extendió la idea de que las grasas saturadas eran culpables del aumento del colesterol y, por tanto, precursoras de problemas cardiovasculares. La mayor arte de los ácidos grasos del coco son de tipo saturado (el 94%), lo que ha hecho pensar a los expertos en nutrición que favorecía el colesterol. Sin embargo, se trata de un tipo especial de ácidos grasos saturados de cadena corta y media que se absorben y asimilan muy bien y no propician la producción de colesterol como hacen los de cadena larga (de la grasa de origen animal).


Hoy varios estudios han demostrado que el aceite de coco no sólo NO ES PERJUDICIAL -siempre que se consuma con moderación, claro está y sea un aceite orgánico, extra virgen sin refinar- sino que posee muchas propiedades beneficiosas:


- Aporta antioxidantes (vitamina C y E)

- Ayuda a combatir virus, bacterias e infecciones por hongos como la candidiasis

- Ayuda a regular las hormonas tiroideas

- Facilita la absorción de vitaminas liposolubles

- Posee un ácido graso saturado llamado ácido láurico, que aumenta colesterol bueno

- Aporta vitaminas del grupo B

- Minerales como el magnesio, calcio, fósforo y potasio.



Otro dato importante es que los triglicéridos de este aceite no requieren enzimas pancreáticas ni bilis para su digestión, lo que agiliza el proceso digestivo.


Otra manera de aprovechar el aceite de coco es practicar “oil pulling” o enjuague bucal con aceite de coco.


Se trata de una terapia ayurvédica en la que se utiliza el enjuague con aceite para atraer los gérmenes y las toxinas de la boca. Solo hay que tomar una cucharada sopera de aceite de coco y dejarla en la boca durante 20 minutos, tiempo en el que tenemos que mover el aceite por toda la boca. Al hacerlo veras que el aceite se queda blanquecino, esto es porque va atrayendo las toxinas. Por ello no debes tragar el aceite.

Es un método milenario que ayuda a eliminar dolores de cabeza, eczemas, infecciones vaginales, problemas de estómago… Y lo mejor de todo es que no tiene ningún efecto secundario, solo puede hacernos bien.

Fuente: Rosa Guerrero, Naturópata y posgraduada en Homeopatía. Terapeuta experta en nutrición ortomolecular y kinesiología. Ha escrito varios libros sobre terapias naturales como Remedios naturales para el estrés y la fatiga, Cómo curan las algas y Remedios naturales contra las alergias


Aquí abajo te dejo los links de sus libros por si te interesa leerlos.





30 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo